Nuestra Agua

El Agua de Río Blanco es 100% Natural

En su proceso de embotellamiento no requiere de ningún tipo de tratamiento químico que pudiere alterar sus propiedades. El tratamiento de nuestra AGUA se realiza físicamente a través de 11 filtros, distribuidos a lo largo de la red de circulación desde el manantial hasta la planta embotelladora. Estos filtros tiene la labor de retener toda clase partículas que vienen en el AGUA desde su origen subterráneo en la montaña; los primeros filtros son de arena, grava y cuarzo; los últimos 5 son cartuchos filtrantes que van en orden desde 20 hasta 1 micra de diámetro, éste trabaja junto al equipo de rayos ultravioleta, con el fin de eliminar físicamente toda clase de agentes patológicos dañinos para la salud, sin alterar las propiedades del AGUA.

Luego acumulamos lo que se va envasar en un estanque para inyectarle OZONO por burbujeo. El Ozono, al tener un potencial oxidante alto, tiene un mecanismo único para matar microorganismos. Gracias al Ozono, el agua se torna azulada, transparente y brillante. El Ozono disuelto (O3) sólo permanece en el agua unos minutos y luego se convierte en oxígeno (O2) y no tiene ningún efecto nocivo para la salud, sino por el contrario, tiene propiedades curativas.
El llenado se realiza en envases que van desde los botellones retornables de 20 y 12 lts., bidones de 5 lts. y botellas desechables de 1.500 y 500 cc. con y sin gas. El lavado de los envases retornables, como son los botellones de policarbonato de 20 y 12 lts. Se efectúa con hidrolavadoras con fuerte presión inyectando AGUA ozonizada. Cuando consumimos AGUA de RÍO BLANCO estamos ingiriendo un alimento, ya que por ser de origen subterráneo, el AGUA en su trayecto y contacto con el subsuelo, se convierte en una solución de iones minerales y de gases disueltos.

Por esta razón encontramos en la etiqueta del envase la información nutricional con una variedad de minerales tales como, calcio, magnesio, potasio, flúor, sodio. El AGUA de RÍO BLANCO es extraída en la Cordillera de Los Andes Chilenos, cercano al límite con Argentina, y su planta envasadora se ubica en el Km. 33 de la ruta que une la Ciudad de Los Andes con Mendoza, en la localidad de Río Blanco, Provincia de Los Andes, Chile. Analizada por el DICTUC, División de Ingeniería Hidráulica y Ambiental de la Universidad Católica, nos muestra resultados físico-químicos muy equilibrados en relación a otras aguas chilenas y extranjeras, destacando su bajo nivel de sodio y nitratos así como un nivel medio de magnesio y potasio. Resolución del S.N.S. Nro 14.036 de fecha 8 de Noviembre de 2004.